Santuario de Fauna Acandí, Playón y Playona


El Santuario de Fauna Acandí, Playón y Playona, se convierte en el área número 58 del Sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia, localizada en el Golfo del Darién, municipio de Acandí, departamento del Chocó, comprende la playa y el espacio marino adyacente de La Playona y un sector de El Playón de Acandí, sectores litorales del Mar Caribe, con una extensión de 26.232, 71 hectáreas. El Santuario se constituye en un área estratégica de conectividad para el ciclo de vida de las tortugas Carey y Caná, esta última considerada como la más grande tortuga marina del mundo, y ambas en vía de extinción. El carácter migratorio de estas tortugas confiere a esta área una gran importancia ya que los esfuerzos de conservación que se desarrollen a escala local tendrán un impacto en el Caribe. Estudios de marcaje y recaptura han demostrado que algunas de las hembras encontradas en Colombia pasan parte de su tiempo en Costa Rica y México.

Esta nueva área protegida, además contribuye a mantener la biodiversidad marina, ya que es estratégica para mantener las poblaciones en que se sustentan las pesquerías artesanales en Urabá y Darién. Más de 80 especies constituyen los recursos pesqueros utilizados por los pobladores, siendo la más representativas para Acandí la sierra, el bonito y la cojinúa, los róbalos y el barbudo, así como diferentes especies de camarón. Las comunidades aledañas a La Playona y Playón de Acandí, han encontrado en la tortuga Caná un símbolo de la región y lo han convertido en patrimonio cultural, turístico y ecológico de la región. Desde 1993 se han llevado a cabo jornadas de protección de esta especie. En la época de Semana Santa de 1993 se dio inicio en la región al “Festival de la tortuga Caná”, como una estrategia de sensibilización y educación a la población residente y con turistas en torno a la importancia de esta especie y la necesidad de conservarla. La declaratoria de ésta nueva área protegida contó con el apoyo de los Consejos Mayores de Comunidades Negras de la Cuenca del Rio Tolo y Zona Costera Sur – Cocomasur; de La Cuenca del Río Acandí Seco, El Cedro y El Juancho - Cocomaseco y de la Cuenca del Rio Acandí y Zona Costera Norte – Cocomanorte; además de la WWF Colombia.

Ecosistemas
La región del golfo del Darién es un mosaico de los ecosistemas marinos y costeros más productivos y diversos del planeta, con sus arrecifes de coral, manglares y humedales costeros, entrelazados con aquellos continentes, igualmente complejos e insondables como el bosque húmedo tropical y los bosques de cordillera. Es tierra baja fértil, producto de los depósitos sedimentarios de los ríos de más alto caudal del planeta en función de la extensión de sus cuencas, y es zona de encuentro entre las provincias biogeográficas del Pacífico tropical oriental y el Caribe suroccidental. El ecosistema de referencia del Santuario de Fauna Acandí, Playón y Playona es Marino Costero.

Fauna
Al poseer un ecosistema marino costero es una zona de protección de los hábitats de anidación de las tortugas Caná y Carey, igualmente la gran variedad de especies de peces que conviven en estos acantilados marinos como son: sierra, bonito, gato, pargo, ronco, isabelita, bacalao, jurel, raya, tiburón. Actualmente se está evidenciando el estado de un pequeño parche coralino divulgado por los habitantes de la zona. En sus costas se presentan aves tales, como pelicanos, gaviotas, pájaro bobo, garzas, paletones, águilas pescadoras, gavilanes, martín pescador y otros en proceso de identificación.

Hidrografía
El área protegida del Santuario se ubica en las estribaciones orientales de la serranía del Darién, específicamente en la zona marino costera del litoral caribe (Golfo de Urabá), si habláramos de una futura zona amortiguadora que actualmente es llamada zona de influencia, tendríamos al occidente la cuenca del río Tolo, al occidente cercano el humedal de Playona, zona de gran importancia ecosistémica para las especies migratorias y circundantes de la serranía de Caleta y el Darién. Yal sur la desembocadura de la cuenca del río Rionegrito, el cual recoge las aguas del río Chugandí y otros que vierten de la serranía de La Caleta

Comunidades
La heterogeneidad cultural del área del golfo, y del Urabá en general, se relaciona con las diferentes modalidades de poblamiento y construcción del territorio. La diversidad étnica y cultural está representada por indígenas de la etnia tule, afrodescendientes provenientes de la costa atlántica y del Chocó y otros pobladores mestizos de origen cordobés y del interior (OEA, 1978). Esta diversidad étnica y cultural es resultado de las oleadas migratorias promovidas por diferentes eventos como la colonización, las bonanzas maderera y bananera, la construcción de la carretera que comunica a Medellín con el mar, el contrabando y narcotráfico, la concentración de latifundios y, más recientemente, el desarrollo del turismo y el comercio (Corpourabá, 2005; Urán y Restrepo, 2005; Steiner, 2000; Uribe de H., 1992). Cada uno de estos grupos étnicos, sociales y de población en general, establece sistemas culturales particulares e intereses propios en función de las condiciones geográficas y ambientales del momento, lo que implica una adaptación al orden económico, político, cultural o social dominante (Urán y Restrepo, 2005; Aramburu, 2003).
Comunidades Afrodecendientes: En toda la extensión del golfo, cerca del 28% de la población es afrodescendiente, cuya mayor parte se concentra en los municipios de Turbo y Acandí (DANE, 2005). La población negra es en su mayoría descendiente de migrantes de la costa atlántica colombiana y del interior del Chocó. Presenta una gastronomía propia, artes de pesca, aires musicales, bailes y sistemas de producción también propios de los afrodescendientes de esta región (Fundación Natura, 2001).
En los últimos años, las comunidades negras han logrado avances en materia del reconocimiento jurídico de sus derechos como grupo étnico. La normatividad básica está relacionada con la Ley 70 de 1993, la cual describe el funcionamiento de los territorios colectivos de comunidades negras, denominados consejos comunitarios. Actualmente, estos consejos están conformados y han sido reconocidos siete de ellos, de los cuales tres (COCOMASUR, COCOMASECO, COCOMANORTE), están en la resolución de creación del área protegida bajo la figura del esquema de manejo conjunto con la Unidad de Parques Nacionales Naturales y uno más se encuentra en proceso de constitución étnica (Corpourabá, 2005; Fundación Darién, 2006; Incoder, 2000; Incora, 2003; Incoder, 2005).

Flora
Al ser un área protegida netamente marino costera (agua y playa) no es mucha, la composición florística en el área de influencia consta de especies de las familias de las bombacaceae, mimosaceae, fabaceae, solanaceae, myrtaceae, bignoniaceae, piperaceae, y otras más en menor densidad. (ceibas, bomgas, carboneros, majagua, jagua, cedro, guayacan rosado o roble, etc)

Servicios Ambientales
Mantenimiento de la biodiversidad marina y la conectividad de ecosistemas estratégicos y por lo tanto es vital para mantener las poblaciones en que se sustentan las pesquerías artesanales en Urabá y Darién. Más de 80 especies contribuyen los recursos pesqueros utilizados por los pobladores, siendo más representativas para Acandí la sierra (Scomberomorus cavalla), el bonito (Euthynnus alletteratus) y la cojinúa (Caranx bartholomaei), los robalos y el barbudo (Ariopsis bonillai), así como diferentes especies de camarón (CCI, 2006).(tomado de www.parparquesnacionales.gov.co)